Fallas de Valencia
Ciudad de las artes y las ciencias Valencia
24, Junio d 2017 
Los Jardines de Viveros son los más antiguos de Valencia y tienen un encanto especial
Arquitectura
Atracciones
Eventos
Otras guias
Los Jardines de Viveros

Los Jardines de Viveros son sin duda alguna el parque con más solera e historia de toda Valencia
Su existencia se remonta al periodo en el que los musulmanes vivían y reinaban en Valencia. El rey árabe Abd Al-Aziz construyó allí una quinta con jardines para su recreo y disfrute; el lugar se llamaba Omunya.
Con la reconquista el rey cristiano Jaime amplio la qunita y la convirtió en alcazar. Posteriormente el alcazar se amplia otra vez y se convierte en Palacio Real durante el reinado de Pedro IV. En este palacio se alojaron los reyes valencianos y españoles Martín el Humano, Alfonso el Magnánimo, Carlos I, Felipe II y Felipe III, que celebró su boda con Margarita de Austria en ese Palacio.

Tuvimos que esperar a la invasión francesa para que en el año 1810, el palacio fuera completamente arrasado y derribado por razones estratégicas que todavía nos resultan desconocidas. Sólo se salvaron algunas partes del artesonado que se conservan en el Archivo del Antiguo Reino de Valencia.

Los Jardines están situados en la parte noroeste de la ciudad, frente al antiguo cauce del río Turia y lindan con el edificio del Museo de Bellas Artes en la Calle de San Pio V.
La planta del jardín es rectangular, tiene casi veinte mil hectáreas de superficie y alrededor de tres mil árboles pertenecientes a 116 especies diferentes


El nombre de Jardines de Viveros proviene del uso que se dio a los terrenos donde hoy está el parque que se utilizaron básicamente como viveros; este hecho está documentado desde el año 1560. Fue el rey Felipe II de España quien encargó que mandaran desde los jardines del Real a su Palacio de Aranjuez, naranjos, limoneros y otros árboles frutales. En años posteriores el mismo rey encargó un total de seis mil plantas, arbustos y árboles de distintas familias para el mismo palacio. Por lo tanto los jardines funcionaban como viveros de abastecimiento, y también como escuela y cantera de jardineros.

Aunque el parque tiene una planta rectangular prácticamente perfecta, su interior es muy laberíntico, y si bien tiene algunas avenidas grandes, esta lleno de glorietas,algunas explanadas, rotondas y pequeños recodos donde los visitantes se pueden perder mientras disfrutan de la vegetación y la arquitectura.

Las estatuas más bonitas son las cuatro estaciones encarnadas en las figuras mitológicas de Venus, Diana, Apolo y Cronos. Las cuatro son de mármol blanco obras del escultor barroco genovés Jacobo Ponaznelli y están situadas en la glorieta del parque. No lejos de allí se encuentra la estatua de Flora, también de mármol blanco, y de un estilo muy similar a las 4 anteriores.

Las especies botánicas que más abundan son las siguientes: palos borrachos de Brasil, una gran variedad de palmeras (palmera de Fortuno, de California, de abanico de China, datilera, canaria y australiana), palmitos de mata, ombés, olmos, olivos, naranjos agrios, limoneros, moreras, mimosas, cipreses, laureles comunes y de indias, jacarandas e higueras. Además hay muchos tipos de arbustos y flores. En la ampliación que se realizo por la zona norte del jardín se consruyó en 1962 un pabellón del Ayuntamiento para la Feria de Julio. En la actualidad se utiliza como espacio para conciertos sobre todo durante los meses de verano y para las galas musicales durante las fiestas de las Fallas.