Fallas de Valencia
Ciudad de las artes y las ciencias Valencia
20, Agosto d 2017 
La Lonja es uno de los edificios más bellos de todo el Levante Español
Arquitectura
Atracciones
Eventos
Otras guias
La Lonja de la Seda

La Lonja de la Seda, también conocida como Lonja de los Mercaderes, se construyo entre los años 1483 y 1553, como bolsa y lugar de contratación para la compra y venta de seda. Es uno de los edificios más bonitos de la ciudad y una maravilla de la arquitectura gótica tardía.

La Lonja no es solamente un bellísimo ejercicio de la arquitectura gótica valenciana, si no que además esta considerado como el ejemplo más brillante del gótico civil europeo tardío.

El edificio es un claro reflejo del poderío y la pujanza comercial de la burguesía comercial valenciana de los siglos XV y XVI
El nombre de Lonja viene de la palabra italiana logia, que en castellano significa pórtico. Era bajo los pórticos donde se realizaban las operaciones comerciales de los mercaderes, para así estar resguardados tanto del sol como de la lluvia y el viento.

A mediados del siglo XV, el desarrollo comercial de Valencia era impresionante: ejercían un monopolio de hecho sobre el comercio de seda en casi todo el Mediterráneo y además tenían los mejores artesanos y talleres de confección de seda de toda Europa. El Consejo General de la Ciudad, ante tal desarrollo, y para dar lustre a su poder, y a su ciudad, decide adquirir unas casas para derribarlas y construir un edificio bello, magnifico y suntuoso. El proyecto original fue encargado a dos de los mejores maestros canteros de la época Pere Compte (que tenia además la categoría de arquitecto e ingeniero) y Johan Ibarra. Ninguno de los dos canteros nació en Valencia pero construyeron sus mejoras obras en la ciudad.

El edificio consta de cuatro partes bien diferenciadas: la Sala de Contratación,
El Patio, La Torre Central y el Pabellón del Consulado del Mar.

El edificio fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1932 y Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1996


La Sala de Contratación, destinada a llevar a cabo las operaciones comerciales, es un espacio impresionante. Las mediadas de su planta son treinta y cinco por veintiún metros y su altura es de casi diez y seis metros. Tiene un trazado con tres naves longitudinales delimitadas por columnas helicoidales ascendentes. Estas columnas proporcionan al conjunto de la sala un ritmo y una sensación de ligereza que se contagia al visitante nada más entrar. En la sala, los días de cambio y contratación, se disponían las mesas de cambio, para realizar las operaciones comerciales.
Una de las características más llamativas de esta sala y de todo el conjunto de la Lonja, es el hecho de que es un gótico tardío y por tanto diferente del resto de España y Europa del norte. Algunos arquitectos han acuñado el término gótico mediterráneo o meridional. Se caracteriza por ser más ligero y menos rígido; el ritmo, el realismo de la decoración y el movimiento sustituyen a la antigua estaticidad del estilo gótico puro.

La Torre Central de la Lonja no llego a terminarse del todo y si bien el cuerpo es original, el remate es del siglo XX; de ahí la sutil diferencia en el color de la piedra entre las dos partes. En la Torre hay tres ventanas: la más alta es la más pequeña, la del medio es de forma rectangular y la más baja es de arco apuntado.

El Pabellón del Consulado del Mar, se encuentra en la parte izquierda de la Sala de Contratación. El Consulado se alojó en este edificio al igual que otra institución histórica valenciana La Casa de Cambios y Depósitos, una entidad bancaria creada en Valencia en 1408, que fue la primera entidad financiera que emitió una letra de cambio en todo el mundo.

Por último hay un Patio de Naranjos, con una pequeña fuente que comunica la puerta oeste de la Sala de Contratación con el Pabellón del Consulado del Mar.